Filantropía ¿o algo más?

Andábamos el otro día Vud1 y servidor (como muchos en estas fechas) fantaseando sobre qué hacer con una cantidad ingente de pasta que ni tenemos ni tendremos y él apuntaba la posibilidad revertir parte en beneficio de la especie humana: crear una fundación…
En la conversación salieron Mark Shuttleworth, que financia personalmente Ubuntu y otros proyectos sociales gracias a un pelotazo que pegó con su primera empresa VeriSign, y Martín Varsavsky (Jazztel, Ya.com…y ahora FON), que dice que donó más de 10 millones de US$ para conectar a internet los colegios argentinos.

En ese momento surgió (y no en referencia a los dos ejemplos anteriores) la diferencia entre poner dinero de tu bolsillo en financiar un proyecto social y otro modelo, desgraciadamente más común, el de “perdonar la vida” a gente necesitada rebajando o regalando tus productos (industria farmacéutica, alimenticia, software…).
Este segundo modelo en muchos casos no se acerca ni de lejos a la filantropía, como describe hoy mismo Jorge Cortell en Filantropía venenosa con ánimo de lucro, a cuenta de varios casos de donaciones filantrópicas de material médico desde EEUU a China. Y es que no es oro todo lo que reluce…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s